Fundación AULA_SMART® | La animacion y los videojuegos en educacion 313
Blog
Fundación AULA_SMART
TIC en Educación

La animación y los videojuegos en educación

La animación es un recurso con gran potencial educativo y atractivo para presentar los contenidos a los alumnos. Junto a la narración del profesor, una animación puede facilitar el aprendizaje del alumnado más que si el docente solamente explica el temario. El alumno es capaz de establecer conexiones mentales entre las palabras y las imágenes correspondientes cuando ambas se presentan, más que cuando sólo se utiliza la narración y tiene que crear mentalmente la imagen. Aunque bien es cierto que no todas las animaciones son igualmente efectivas para la comprensión de los estudiantes, ni todas las formas visuales de presentación crean automáticamente entendimiento en los estudiantes.

Utilizar animaciones interactivas en clase supone recurrir a una nueva metodología docente, mediante la cual se puede ayudar a captar la atención y el interés del alumnado por los contenidos de la asignatura y que su aprendizaje sea mucho más dinámico.

Para crear animaciones que ilustren algún tema tratado en el aula se puede utilizar el programa ‘Pencil’. Incluye como herramientas un lápiz, un pincel, herramientas para crear polilíneas, trazos o zonas para colorear y una línea del tiempo para marcar los fotogramas de los que se compone la animación.

Por otro lado, el uso de videojuegos comerciales para fines educativos en el aula también mejora el aprendizaje de los estudiantes, especialmente con alumnos con necesidades especiales, según recoge el proyecto de investigación que están desarrollando la Universidad de Alcalá y Electronic Arts.

Videojuegos educativosEl uso en las clases de recursos no diseñados para el aprendizaje formal, como es el caso de los videojuegos, ha supuesto una ruptura en la dinámica pautada y estructurada de las herramientas que tradicionalmente se utilizan con alumnos con necesidades especiales. Ha provocado también que el aprendizaje sea más auténtico y motivador y que el alumnado mejore su capacidad para relacionarse.

Otro resultado positivo, que se ha extraído a partir de esta investigación, es que ha aumentado la capacidad para avanzar y progresar según las posibilidades de cada alumno, lo que ayuda a aumentar tanto su autonomía  como su capacidad de decisión. Y es que tanto los retos como los problemas que plantean los videojuegos y las ayudas para superarlos se adaptan perfectamente a diferentes capacidades y ritmos de aprendizaje.

Entre los videojuegos que se pueden aplicar en educación encontramos juegos de estrategia como Spore (un juego de simulación que recrea un viaje épico que conduce al origen y la evolución de la vida, el desarrollo de la civilización) o  Boom Blox (donde el jugador debe poner en práctica la estrategia adecuada para encontrar el mejor modo de destruir las diferentes formas que se presentan en la pantalla); juegos de simulación, en los que los jugadores son creadores de universos virtuales, diseñadores de personajes o constructores de espacios, como es el caso de Simcity Creator o Los Sims. También juegos de aventuras, deportes y de música, como Rock Band, que permite interactuar a los jugadores comprometidos en una producción musical colectiva.

¿Conocéis algunos videojuegos más que consideréis que favorecen el aprendizaje?