Fundación AULA_SMART® | No a la violencia de genero 25n 1250
Blog
Educación

NO A LA VIOLENCIA DE GÉNERO, 25N

Maricielo Valenzuela Lazo

Coordinadora de Formación en Aula Smart.

Sara no soporta más las réplicas de su madre que le prohíben salir con chicos mayores. De un tiempo a esta parte nadie la entiende, su relación con los padres no es como siempre, pero con sus amigas tampoco. Ella ya ha cumplido 15 años y se siente mayor, toda una mujer y no va a aguantar que nadie le diga lo que tiene que hacer. Bueno nadie no, su chico sí. Javier es mayor que ella, él cumplió la mayoría de edad varios años atrás. Realmente todo ha cambiado desde que iniciaron su relación.

 Antes, Sara siempre solía salir con sus amigas, ir al cine, quedar para hablar, se llamaban por teléfono. Sin embargo, ahora su día a día gira en torno a Javi. Ha dejado de lado la relación con sus amigas, no tanto por su propia voluntad sino condicionada por Javi, quién piensa que ellas son unas crías y no le gusta que Sara ande por ahí con ellas. Ahora se limitan a un simple saludo con la cabeza cuando se cruzan por los pasillos del instituto.

 Además, Sara ya no viste igual. Ha quitado de su armario las faldas y vestidos que tanto les gustaba y bien le sentaban, simplemente porque a Javi no le gusta que vaya por ahí provocando a otros chicos. Según él “lo suyo no se toca”. Esto le enfurece mucho e incluso la insulta a ella cuando alguien la mira descaradamente, a lo que ella responde con una mirada cabizbaja y avergonzada.

 Sara ha pasado de darle explicaciones a su madre sobre donde iba y a qué hora llegaba, a ser únicamente controlada por Javi. A él no le gusta que vaya sola por la calle, por eso ya únicamente sale con él. Pero no pasa nada, Sara cree que esto es una muestra de amor y protección por ella. Él no quiere que le pase nada por eso tiene que ir junto a ella como si fuese un guardaespaldas. La recoge por las mañanas en su portal para llevarla al instituto y la espera a la salida del mismo, incluso ella tiene que enviarle una foto cuando sube a casa para asegurarse de que ya está allí.

 Del colegio han llamado a sus padres para comunicarles que Sara que está descuidando sus notas y que en clase tiene una actitud diferente. Ya no se muestra participativa, alegre y espontánea como era antes, no hace las tareas y está todo el día triste mirando a la nada. Sus padres se han preocupado aún más por esta actitud, intentan hablar con ella pero Sara apenas los oye, solo se limita a decir que los estudios no le sirven de nada pues a ella con Javi nunca le faltará nada.

 Su mirada no transmite lo mismo, ella repite frases como estas pero son inculcadas por Javi, es lo que él intenta hacerle ver, es un lavado de cerebro. Pero la realidad es que Sara no es feliz con él, a pesar de los numerosos numeritos de celos que él le hace pasar, de los días y días que pasa llorando en su habitación, de los escasos contactos con otras personas que puede tener…. Ella sigue con él.

 Sus padres están aturdidos, su madre llora detrás de la puerta escuchándola a ella llorar…. Lamenta el momento en el que Javi y Sara se conocieron, y suspiro tras suspiro se pregunta qué están haciendo con su niña.

Situaciones como está estaremos acostumbrados a ver u oír en los centros educativos o a algún conocido. ¿Qué podemos hacer los docentes al respecto? ¡Prevenir! Para prevenir la violencia de género es necesario cambiar actitudes mediante la coeducación. Debemos inculcar en nuestros alumnos que vivimos en un país libre y por lo tanto convivimos con personas libres, que tienen voz y voto y que “no pertenecen” a nadie. En muchas ocasiones, la violencia de género viene dada por la educación recibida, fundamentalmente basada en un estilo patriarcal. Por ello es importante la coeducación, para mostrar nuevos caminos de libertad, evitando la pasividad y sumisión.

Este tema debe estar incluido dentro del currículum, trabajarse a través de las diferentes materias o como una misma, pero no quedando solo relegado a un momento puntual e improvisado. En materias como Educación para la ciudadanía e incluso en Educación ética se trabaja la igualdad entre hombres y mujeres, y más allá de eso, la prevención y protección de éstas. Es una forma de que las chicas conozcan la situación y sepan identificar qué es violencia de género, qué hacer para formar ellas mismas partes de la solución y dejar de ser las víctimas.

¡NO a la violencia de género!