Noticia
29 enero, 2019

Un colegio religioso de Bilbao elimina la falda del uniforme escolar

La dirección del centro justifica la medida por su deseo de "adaptarse a los tiempos"

El colegio Pureza de María de Bilbao, con un millar de alumnos de 2 a 18 años, ha decidido eliminar la falda de su uniforme escolar y obligará a todas sus alumnas a vestir pantalón a partir del próximo curso. Es un cambio, asegura la dirección del centro religioso, que responde a "la continua adaptación a los tiempos" que ha tratado de llevar a cabo el colegio en sus 75 años de historia en la capital vizcaína.

El cambio de uniforme afectará "a todos los alumnos", que hasta ahora vestían pantalón gris oscuro de poliéster los chicos y una falda tableada tipo Príncipe de Gales del mismo color en el caso de las chicas. Desde el próximo curso "todos llevarán pantalón color camel", explica la directora pedagógica de Pureza de María, la religiosa María Canel.

Las familias de los alumnos recibieron el pasado 18 de enero una circular del colegio en el que se les comunicaba la decisión del cambio de uniforme, cuya implantación se realizará "a lo largo de los tres próximos cursos escolares". Los nuevos escolares de primero de Primaria, tanto los niños como las niñas, ya deberán vestir pantalón obligatoriamente. "Todos los alumnos podrán ir incorporándose al cambio de uniforme de manera voluntaria a lo largo de los próximos tres cursos", asegura la directora en una nota informativa.

Las faldas dejarán de estar a la venta en el colegio a partir del próximo mes de mayo y desde esa fecha ya se podrán adquirir los nuevos pantalones de color camel. La directora explica que desde hace varios años los alumnos de Educación Infantil "acuden al centro en chándal, en pantalón, porque las nuevas metodologías [pedagógicas] exigen mucho movimiento, carreras, trabajo en el tatami... Por este motivo, que los alumnos lleven pantalón no es más que la continuación de este proceso de implantación de metodologías activas".

La activista feminista Irantzu Varela, coordinadora del grupo Faktoria Lila, no considera un avance la decisión del colegio de implantar el mismo uniforme a todos los estudiantes: "El hecho de que lleven uniforme ya es anacrónico. Habría sido un avance si esto hubiese ocurrido a comienzos del siglo pasado, no hoy". Aunque reconoce que "las chicas se van a sentir más cómodas con pantalón y van a tener más libertad [de movimientos]", sentencia que "los estereotipos de género no se rompen así".

El colegio concertado Pureza de María obliga a sus alumnos a "hacer un uso correcto del uniforme dentro y fuera del centro, en tanto que es un elemento que transmite la imagen del mismo", según consta en su reglamento de régimen interno. No les permite "hacer uso en el centro de piercings y otros adornos que puedan resultar potencialmente peligrosos para las actividades escolares o se consideren incompatibles con el uso del uniforme". Las chicas no pueden llevar la falda "excesivamente corta" y "como máximo irá justo por encima de la rodilla". Se considera una "conducta inadecuada" llevar "excesivos complementos como pulseras, pendientes llamativos..." que no sean adecuados a la imagen de un uniforme escolar, así como "ir demasiado pintadas o con el pelo teñido de colores que no se asemejan en nada a colores naturales". Y para los alumnos que no están obligados a ir de uniforme, no podrán vestir "camisetas de tirantes o con escote, pantalones cortos o cualquier prenda que deje al descubierto la ropa interior".

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN