Noticia
01 febrero, 2019

“Si tu hijo está enfermo que no vaya al cole: allí los niños se cambian más virus que cromos”

El doctor Fernando García Sala lo tiene claro, lo que previene las enfermedades invernales, los virus estacionales son: la vacunación y la lactancia materna, sobre todo, en los bebés de 0 a dos años

El doctor Fernando García Sala, pediatra y presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), lo tiene claro, lo que previene las enfermedades invernales, los virus estacionales, y las carreras a las urgencias hospitalarias son: la vacunación y la lactancia materna, sobre todo, en los bebés de cero a dos años. Las principales causas por las que los padres acuden a su pediatra en esta temporada son sobre todo tres: cuadros febriles, cuadros respiratorios y cuadros digestivos.

“En cuanto a la fiebre, los progenitores deben saber que no es una cosa mala. Si el pequeño tiene, por ejemplo 38,5 grados, juega, está espabilado, y tras darle un antitérmico, tipo apiretal, la temperatura disminuye, no hace falta ir al hospital en pijama”, explica el experto en el marco de un encuentro informativo organizado por Cantabria Labs. “Por el contrario”, continúa, “si además de fiebre el pequeño está letárgico o tiene otros síntomas, como vómitos, lo mejor es acudir”.

Los cuadros respiratorios son muy frecuentes en invierno. “Dificultades como la gripe o el virus respiratorio sincitial, que está empezando azotar a los más pequeños desde hace algunas semanas, y la bronquiolitis son las causas más frecuentes en consulta esta temporada”. Síntomas como respirar con dificultad o dolor al hacerlo nos tienen que poner en alerta para acudir a nuestro centro médico.

Las afecciones digestivas son la tercera causa más común. “La causa más común es el rotavirus, que presenta síntomas propios de una gastroenteritis”, explica García Sala. Ante esta afirmación muchos padres se pueden preguntar: ¿Por qué si he vacunado a mi hijo de rotavirus tiene síntomas? El experto es claro: “Es cierto que tu hijo puede tener diarrea o vómitos, pero gracias a la vacuna los síntomas son mucho menos graves”. “Reconozco que muchas veces la tasa de vacunación en España, que es muy alta, llega casi al 95%, es muchas veces a costa de los padres. No solo en el caso del rotavirus, sino también con la inmunización contra el meningococo B, la gripe, cuando son niños que no presentan un riesgo justificado o el caso del virus del papiloma humano en los chicos, en los que no es obligatorio –los varones lo trasnmiten–”

El doctor nos da algunos consejos para afrontar estas típicas enfermedades invernales:

“Los niños son los que contagian a los adultos, por lo que es recomendable vacunarlos primero a ellos”, argumenta García Sala. El experto añade que “hay que seguir el calendario vacunal, no saltarse ninguna. Hay que recordar que los niños vacunados son los salvavidas de los que no lo están, pero en cuanto la balanza se gire hacia el otro lado, que no les puedan proteger, ocurre que vuelven enfermedades que creíamos erradicadas como está ocurriendo con el sarampión en países como Francia e Italia. No hay que relajarse”.

“Las vacunas no son obligatorias en España, y yo creo que esto debe seguir así. Pero los expertos debemos seguir hablando de la verdad, de la evidencia científica, que funcionan”. “Los antivacunas tienen una gran presencia en las redes sociales, donde hacen de mitos sobre las vacunas grandes debates llenos de noticias falsas como que las vacunas provocan autismo, entre otras. No es verdad, las vacunas salvan vidas”, termina este experto.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN