Noticia
18 febrero, 2019

El campus de Aranjuez, centro de una nueva polémica en la URJC

El Consejo de Estudiantes llama a la huelga hasta el viernes contra la propuesta de reordenación docente

Una nueva polémica asoma en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). Las discrepancias entre la dirección y los alumnos aparecen en el horizonte tras conocerse los planes de reordenación de varios grados para el plan docente del curso que viene. “No se va a cerrar ningún grado que se esté impartiendo en la universidad. Solo se plantea una reordenación de los grupos de algunas titulaciones, que significaría únicamente que no se oferten nuevas plazas de primero en las mismas en el campus de Aranjuez”, explican en la universidad acerca de los cambios propuestos en la oferta educativa.

Derecho, Administración y Dirección de Empresas, Relaciones Laborales y Recursos Humanos, Trabajo Social, Economía y Turismo serían las titulaciones que paulatinamente dejarían de impartirse en Aranjuez a partir del curso 2019/2020. “Hay grupos en los que no se cubre la totalidad de la oferta y lo que planteamos es que otros campus que ofrecen el mismo grado asuman la demanda“, justifica el vicerrector de Ordenación Académica de la URJC, Fernando García Muiña.

Las explicaciones del Consejo de Gobierno no convencen al Consejo de Estudiantes. Por ello, la semana pasada aprobaron en asamblea la celebración de la huelga que ha comenzado este lunes con la colocación de mesas informativas en varios campus y que si nada cambia se alargará con diferentes protestas hasta el próximo viernes, cuando finalizará con una manifestación frente al Rectorado, ubicado en el campus de Móstoles, durante la votación en la que el Consejo de Gobierno votará si aprobar el plan.

Las asociaciones estudiantiles convocantes de la huelga consideran que la propuesta provoca una “situación de desigualdad” con respecto a los alumnos que cursan los grados en otros campus. Además consideran que el nuevo plan obliga a los alumnos del campus de Aranjuez a “superar las asignaturas por curso” para no verse afectados en su progreso académico. E insisten en que el plan propuesto por rectorado "no permite que el estudiantado matriculado reciba su formación en las condiciones acordadas a la hora de entrar al grado, además de que estos cambios afectarán también a docentes, personal administrativo y futuros estudiantes".

A las críticas también se han sumado CCOO, que ha pedido la retirada del plan y el comienzo de una “negociación real” con la comunidad universitaria, y la Defensora universitaria, Elena Battaner, que asegura que los estudiantes que cursan los grados en entredicho están “en una situación de vulnerabilidad que aumenta cuanto menor es el tiempo que llevan cursando los estudios”. En un escrito firmado el pasado 3 de febrero, el órgano encargado de defender los derechos de la Comunidad Universitaria argumenta que “determinados valores asociados a lo económico no deben ser los únicos parámetros que deban emplearse cuando se trata de trazar diferentes planes académicos”.

La respuesta de la universidad llegó vía correo electrónico a los alumnos. “Todos los estudiantes actuales podrán terminar sus estudios en el campus con las condiciones con las entraron al grado. Si un estudiante suspende alguna asignatura, podrá recibir clases presenciales en Aranjuez un año más, e incluso dos si hace falta”, aseguraba en la carta Fernando García Muiña.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN