Noticia
21 febrero, 2019

¿Niños difíciles o adultos estresados?

¿Cómo vamos a enseñar a un niño a tener paciencia si nosotros no la tenemos? Todo aprendizaje necesita tiempo y, en eso, los adultos ya tenemos experiencia

Oigo unos pasitos desde la cama, puedo imaginar quién es… me levanto y encuentro, tumbado en el sofá del salón, al más pequeño de mis tres hijos. Miro el reloj, son las nueve de la mañana y me tumbo junto a él…

Hoy no tenemos prisa. No hace falta hablar, hasta que el enano oye un rugido en su barriga:

-“Mamá tengo hambre”

Hoy puede ser un día cualquiera, y sin embargo no lo es. Hoy no manda el reloj, y entre todos acordamos lo que vamos a hacer este fin de semana.

¿Qué sucedió el resto de la semana? Sobrevivimos a la rutina, con el piloto automático puesto, fuimos parcheando los imprevistos, las peleas entre hermanos, los llantos por no querer ir al colegio, la desobediencia o la rebeldía de nuestros hijos. Cansados de enfrentarnos al “no me da la vida” , instalados en la queja y en la insuficiencia, cada día más conectados al teléfono es momento de parar y reflexionar…

¿Cómo vamos a enseñar a un niño a tener paciencia si nosotros no la tenemos? Todo aprendizaje necesita tiempo y, en eso, los adultos ya tenemos experiencia.

*Ruth Alfonso Arias / Yolanda de Alfonso Arias Educadoras de Familia de Disciplina Positiva

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN