Noticia
22 octubre, 2018

Colegios más verdes

Naturaliza es un proyecto piloto de Ecoembes que busca aumentar la presencia de la educación ambiental en las colegios

“En nuestro hemisferio a la Luna se le conoce como mentirosa”, dice Fer, un alumno de sexto de primaria del colegio público Fernando de los Ríos, en Las Rozas. Ante la perplejidad de varios de sus compañeros de clase, explica: “Es así por las letras con la que empieza cada palabra, porque cuando tiene forma de D es creciente, y cuando tiene forma de C es decreciente. En el hemisferio sur es lo contrario”. Él y sus compañeros han tenido este lunes la cuarta sesión de Naturaliza, un proyecto piloto que Ecoembes, organización medioambiental sin ánimo de lucro que promueve la economía circular, ha lanzado este trimestre con 215 docentes en 24 colegios de Madrid y siete de La Rioja con un objetivo: conseguir que el medio ambiente gane protagonismo en la educación.

Entre ejercicio y ejercicio, los alumnos han aprendido la relación de la luna, el sol y la atmósfera con la tierra y el ecosistema, Lo han hecho divididos por grupos y siendo los protagonistas de una clase con un ambiente práctico, como persigue el proyecto. Tras elegir portavoces, coordinadores, secretarios y controladores, se han convertido en "expertos" sobre el tema, transmitiendo lo aprendido al resto de la clase y llegando a conclusiones tan ingeniosas como el calificar a la atmósfera de "superhéroe": "Nos protege de los rayos y el calor", afirmaba para justificarlo Alejandro, otro de los alumnos. Para Gustavo Trébol, profesor de matemáticas, Lengua y Ciencias Naturales, el proyecto es "una maravilla": "No tiene sentido dejar el conocimiento solo dentro del libro de texto. Los alumnos te dicen: ¡Jo profe! Es que esto luego no lo aplicamos. Cualquier aprendizaje que puedas poner en práctica es la bomba".

Temáticas como el cambio climático, la biodiversidad, la alimentación, la contaminación, la economía circular o la energía formarán parte del currículum escolar de los niños de primaria durante este trimestre. No solo con sesiones específicas, sino también integrándolas en las cuatro asignaturas troncales (Ciencias de la Naturaleza, Ciencias Sociales, Matemáticas y Lengua). "Cualquier cosa se puede aplicar a estas materias. Por ejemplo, con un tema como el ciclo lunar, se puede ver si coincide con el tema de las mareas y hacer una serie de gráficas, estadísticas, e integrarlo en una clase de matemáticas", asegura Trébol.

También se realizarán excursiones durante el trimestre en las que la naturaleza se convertirá en un aula improvisada. Una vez que finalice el piloto, a final de este trimestre, Ecoembes evaluará los resultados y estudiará sugerencias de los profesores participantes, también en formación a través de unos cursos online impartidos por expertos medioambientales. La idea es que el próximo curso, el proyecto llegue a centros de primaria de todo el país. Para el siguiente ya solo quedaría el paso a la educación secundaria.

Ecopatrulleros en clase

Naturaliza no es la única iniciativa que Ecoembes lleva a cabo en los colegios madrileños. A la par se desarrolla EducaEnEco, otro proyecto que busca promover el reciclaje en el día a día de los centros educativos. Además de recalcar su importancia en las clases proporciona las herramientas necesarias para ello y permite a los niños desarrollar su propio proceso de reciclado. En el caso de los alumnos del Fernando de los Ríos, de una manera ingeniosa.

"Somos ecopatrulleros", dice Mario. Los lunes y los miércoles, los alumnos sacan a los contenedores situados en la puerta del colegio lo reciclado durante la semana. Y los martes y jueves se turnan para buscar y recoger los residuos contaminantes que se acumulan en el patio. "Somos muchas clases y nos turnamos, nos toca una vez cada mucho", afirma, restando importancia al hecho de perder un recreo para patrullar.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN