Noticia
31 octubre, 2018

Dos clásicos que nos enseñaron el significado de “¿Truco o trato?”

Toda una generación se cruzó con la fiesta de Halloween de golpe con 'Pesadilla antes de Navidad' y 'Hocus Pocus' ( 'El retorno de las brujas') hace justo 25 años

En 1993, en España aún no habíamos oído eso de ¿Truco o Trato? en la noche del 31 de octubre. El tradicional 'Tenorio' del día de Todos los Santos era nuestro principal atractivo en estas fechas. Pues bien, toda una generación se cruzó con la fiesta de Halloween de golpe con dos títulos hace justo 25 años: Hocus Pocus, y Pesadilla antes de Navidad. Dos décadas y media después estas cintas son dos clásicos de culto del cine Disney que ayudaron a asentar la fiesta en España. Nos adentramos en las claves de esta festividad a través de estas icónicas películas que siguen deslumbrado a toda la familia a través de sus escenas… terroríficamente divertidas.

Corría el verano de 1993 cuando llegaba a los cines un largometraje concebido para la fiesta de Halloween. Sí, han leído bien, en plena calima y sin hacer excesivo ruido se estrenaba en salas Hocus Pocus, una cinta sobre la que la Walt Disney Company tenía muchas dudas. Tantas que estuvo a punto de relegarla a Disney Channel, pero la presencia de una gran estrella como Bette Midler hizo que la balanza finalmente se decantase por estrenarla en la gran pantalla.

El problema vino cuando se juntaron dos productos cinematográficos para dicha fiesta. Así que Disney decidió que fuese Pesadilla antes de navidad el estreno estrella del año, relegando a fechas poco halagüeñas a la película que en España se bautizó como El retorno de las brujas. Y como era previsible, la historia de estas tres brujas no conectó con el público en pleno verano y tampoco con la crítica. Al menos consiguió superar su presupuesto en taquilla. Entonces, ¿Qué ocurrió para que esta película se convirtiese en un clásico de culto en países como el nuestro? Pues exactamente lo mismo que con El Mago de Oz, cinta que fue un rotundo fracaso en su estreno, pero que gracias a la televisión se convirtió en un clásico imperecedero. En España fue gracias al inolvidable Cine Disney de Telecinco, además de tener un espacio destacado en los videoclubs, donde muchos espectadores conocieron esta historia.

El caso de la película Hocus Pocus es “curioso” y es que quizás la clave de su éxito, tardío, pero éxito, se deba a algo tan sencillo y a la vez tan complicado en un rodaje como fue que esta experiencia fuera muy divertida para el equipo y eso la hace para el espectador irresistiblemente adictiva. La mismísima Bette Midler admitía recientemente que era el rodaje en el que más se había divertido, especialmente en los vuelos. Aunque su carrera está plagada de éxitos como El club de las primeras esposas en el cine, infinidad de shows como Hello, Dolly! y discos como solista, sin duda la actriz siempre será Winifred, la protagonista de Hocus Pocus.

Su faceta musical e interpretativa se conjugan precisamente en el momento más icónico de la cinta en el que interpreta con sus hermanas un I put a spell on you con nueva letra adaptada a esta historia que ha conectado con varias generaciones. Precisamente ese hit es uno de los motivos que convierten a este largo en todo un icono de los 90. No es un musical, pero la música desempeña un papel esencial, como se demostró hace unas semanas en una gran celebración por el 25 aniversario de la película a la que no faltó todo el equipo y por supuesto se incluyeron números icónicos como ese Come Little children, en el que una irreconocible Sarah Jessica Parker incitaba melodiosamente a los niños a acercarse a su casa para ser devorados por estas brujas. Disney huyó de una imagen demasiado tenebrosa de las protagonistas. Así, tras la primera prueba de maquillaje, la Walt Disney Company decidió ‘suavizarlo’ para no dar una imagen aterradora, tan ‘suave’ como la imagen que dio de la festividad de Halloween esta cinta familiar.

Quizás, lo único que llama la atención es el uso del término virgen que se repite decenas de veces, siendo la primera cinta de Disney que la utiliza debido a que el protagonista que enciende la vela – inicialmente lo iba a interpretar Leonardo Dicaprio- es virgen y por eso regresan estos tres seres maléficos en la noche del 31 de octubre. A partir de ahí, las brujas se encuentran con una realidad que las es completamente anacrónica- desde el autobús en el que coquetea Sarah al particular recibimiento de un supuesto “Maestro” en forma de Satán. Como curioso guiño a la factoría Disney vemos entre los disfraces de los niños uno de la Señora Potts de La Bella y La Bestia. Aunque no hay confirmación oficial, parece que habrá una secuela- que podría estar basada en la continuación novelada- para la división televisiva de Disney, pero sin las protagonistas originales.

Y aún con el mal resultado en taquilla de Hocus Pocus, Disney estrenó su otra apuesta alrededor de esta terrorífica fiesta: Pesadilla antes de navidad. La película está dirigida por Henry Selick, ya que Tim Burton se encontraba entonces con una apretada agenda que no le permitió acometer el proyecto en su totalidad. Eso sí, aparece como productor de la cinta y creador de la historia y los personajes junto a Caroline Thompson. Sin duda, un largometraje icónico dentro del imaginario fantástico del cineasta que sin embargo no contó con la marca Disney en su estreno comercial en salas. Tal era la desconfianza en esta cinta que la productora decidió estrenarla bajo una de sus filiales más dirigida al público adulto: Touchstone Pictures.

Este largometraje supuso todo un avance en los medios técnicos de la época al usar el stop motion, muy alejado de la animación tradicional de la factoría Disney. Un arduo trabajo de tres años que desembocaría en un filme que conectó con un público muy diferente del habitual de la compañía con sede en Burmank. Y es que si algo hizo especial a esta cinta es la presencia de seres horripilantes y el tratamiento que hizo de la soledad y la melancolía, además de los guiños a los adultos a través de una historia que conectaba con Frankenstein por ejemplo a través de la protagonista y de su amo, un trasunto del doctor que dio vida a la criatura.

El interés por esta cinta ha ido creciendo con el paso del tiempo. Tanto es así que probablemente sus personajes sean junto con Mickey los más representados a través del merchandising de la casa del ratón animado. Y su estela creativa es tan alargada que es inevitable pensar en ella al ver dos películas de Burton: La novia cadáver y Frankenweenie.

Por todos estos y otros muchos motivos, estas dos grandes historias continúan entusiasmando al público dos décadas y media después de este estreno convirtiéndolas en dos verdaderos iconos pop para una generación española que descubrió con estas películas qué significa esa pregunta que hacían los niños americanos: ¿Truco o trato?

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN