Noticia
07 noviembre, 2018

Duque propone el cese del rector de la Universidad Menéndez Pelayo

El expresidente del CSIC dirigió la comisión que investigó la catástrofe ecológica del Prestige

El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, va a proponer al patronato de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) el cese de su rector, el físico Emilio Lora-Tamayo. Este catedrático de Electrónica de la Universidad Autónoma de Barcelona tomó posesión del cargo el pasado enero siendo ministro Íñigo Méndez de Vigo (PP). Se desconoce quién le sustituirá si prospera la propuesta ministerial. Tiene que votar a favor del cese tres quintas partes de los miembros del patronato (11 de 18). 

Un portavoz del ministerio explica que la decisión está tomada, pero que aún no es efectiva hasta que vote el patronato este noviembre. No se sabe cuándo se reunirá porque la fecha se ha pospuesto. Lora-Tamayo fue presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en dos periodos diferentes (2003/2005 y 2012/2017), coincidiendo con gobiernos del PP. También su padre, Manuel Lora-Tamayo, ministro de Educación con Franco, fue presidente del CSIC entre 1967 y 1971.

En 2003 Emilio Lora-Tamayo era el vicepresidente del CSIC durante la crisis del Prestige, por lo que presidió la comisión científica que investigó la catástrofe ecológica. Se convirtió en el presidente del CSIC dos meses después, tras la dimisión del entonces número uno, Rolf Tarrach. La entidad recibió muchas críticas por negar la gravedad del accidente. En 2013, durante su segunda etapa como presidente del CSIC, un grupo de investigadores le afeó que repartiese supuestas bonificaciones en pleno recorte presupuestario. El consejo perdió el 10% de su personal en año y medio. Y en 2014 celebró los 75 años del organismo con unos fastos en los que se obvió la larga lista de científicos que tuvieron que exiliarse durante el franquismo.

En las universidades públicas españolas los rectores son elegidos por voto ponderado de toda la comunidad educativa (profesores, estudiantes y personal de administración y servicios) y solo pueden ser candidatos sus catedráticos. La excepción es la UIMP, creada en 1932 y que imparte cursos de verano y posgrado, depende directamente del ministerio al contar con una estructura pequeña, sin claustro y estudiantes de paso. En su toma de posesión, Lora-Tamayo reclamó a Méndez de Vigo una mayor independencia de la universidad, que celebra casi toda la actividad en Santander aunque su sede está en Madrid.

Lora-Tamayo está muy vinculado a su antecesor en el cargo, el microbiólogo César Nombela, conocido por sus controvertidas posturas en la Comisión de Bioética. Este también dirigió el CSIC. En la presidencia de este organismo a Lora-Tamayo le sustituyó en 2017 una mujer, Rosa Menéndez, y ahora ronda la idea de que el patronato con Duque nombrará a una rectora, la primera de la UIMP.

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN