Noticia
10 noviembre, 2018

Materia y espacio

ESTE TRABAJO nació cuando el Museo Universidad de Navarra me invitó a desarrollar un proyecto a partir de su colección de fotografía. Revisando su archivo, me llamaron la atención las obras civiles del siglo XIX. Así me di cuenta de la importancia que ha tenido la estética en mi obra, sobre todo con el proceso de desindustrialización que viví a finales del XX en Bilbao. Y cómo ese desmantelamieto de la ciudad se mezcló con la reurbanización. Esa fusión generó un caldo de cultivo para desarrollar un punto de vista determinado mediante la fotografía. Curiosamente, dentro de aquellas instantáneas del siglo XIX la importancia residía en retratar las obras para que fueran visibles en otras partes del mundo. Era un registro, una documentación. En mi caso, con este trabajo he intentado hacer lo contrario: anular el documento. En lugar de mostrar edificios o estructuras completas, he intentado sacarlos de contexto para hablar de unas propiedades inherentes a la arquitectura: densidad, escala, transparencia, materia… La parte de mi trabajo que más me interesa sucede cuando la fotografía se expande y deja de ser un mero documento para construir con su propio lenguaje nuevos significados. 

El proyecto La memoria trazadora, de Aitor Ortiz, se expone en el Museo Universidad de Navarra hasta el 4 de marzo de 2019.

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN