Noticia
10 noviembre, 2018

La protesta estudiantil se convierte en frente central del Gobierno de Duque

Las últimas movilizaciones derivan en episodios de violencia. El presidente advierte de que no habrá más presupuesto

Las protestas estudiantiles que desde hace un mes llenan las calles de las principales ciudades de Colombia se han convertido en un frente político central para el Gobierno de Iván Duque. Las últimas movilizaciones reflejaron el aumento de la tensión y la noche del jueves derivaron en algunos episodios de violencia y choques entre manifestantes y fuerzas de seguridad. El movimiento de estudiantes universitarios, que estuvo acompañado durante las primeras semanas por la comunidad de profesores, exige más recursos para la educación superior pública. Sin embargo, el propio mandatario les advirtió este viernes de que, al menos por el momento, no habrá un incremento del presupuesto.

El primer verdadero pulso político al que se ha enfrentado el nuevo Ejecutivo, que está a punto de cumplir 100 días, lo han protagonizado los universitarios, cuyas reivindicaciones tienen el apoyo prácticamente unánime de la oposición. No obstante, las últimas horas han dejado fotografías de caos que hasta ahora se habían evitado. Decenas de personas resultaron heridas, al menos ocho policías solo en Bogotá, donde la marcha acabó, en el norte de la capital, en un enfrentamiento con el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD).

Todas las cabezas visibles de las protestas, que han unido a decenas de miles de manifestantes, han repudiado con claridad la violencia, aunque el descontrol complica ahora la negociación. "Rechazamos las expresiones de violencia que se presentaron hoy contra la ciudadanía, la fuerza pública, establecimientos y medios de comunicación, y que afectaron la tranquilidad en vía pública. El deber de las autoridades es encontrar a los responsables y llevarlos a la justicia", enfatizó el presidente. 

Los movimientos estudiantiles y las principales centrales sindicales han convocado un calendario de movilizaciones que culminará con un paro nacional de 24 horas el próximo 13 de diciembre para rechazar los Presupuestos y la ley de financiamiento. El Gobierno llegó a un acuerdo con los rectores de las universidades públicas el pasado 26 octubre y Duque -que aumentó las partidas destinadas a la educación hasta los 13.500 millones de dólares- se comprometió a incrementar la inversión para al funcionamiento de los centros superiores en más de 300 millones durante su mandato.

Los líderes de las movilizaciones, sin embargo, consideran insuficiente esa cantidad para un déficit que cifran en cerca de 1.000 millones. El presidente se refirió este viernes a ese conflicto durante un acto en Leticia (Amazonas). "Este no es un ejercicio de tira y afloja", dijo al ser interpelado por un estudiante. "Este es un ejercicio de hablarle al país con sinceridad sobre la disponibilidad de recursos. Ustedes han venido hablando con la ministra y le han dicho que están exigiendo 500.000 millones de pesos [unos 160 millones de dólares] antes de terminar el año. No los hay, no los hay. Entonces, ¿cómo podemos nosotros negociar o comprometer recursos que no están disponibles? ¿O se lo vamos a quitar al adulto mayor, al [programa de] familias en acción, a los subsidios sociales?", preguntó. 

El mandatario pidió al movimiento que vuelva al diálogo "sin levantarse de la mesa". "Lo más importante en este momento es valorar el esfuerzo que se hizo, que ya lo valoraron, además, los rectores", continuó. A pesar de ello, la comunidad universitaria detectó falta de voluntad política en el encuentro con la ministra de Educación, María Victoria Angulo, y ahora reclama una reunión con Duque. Mientras tanto, promete redoblar el pulso al Ejecutivo. "Todo tipo de violencia es repudiable, sin importar de dónde provenga. Nada justifica la violencia. Los estudiantes nos hemos caracterizado por movilizarnos de manera pacífica y así lo seguiremos haciendo. Todo hecho de violencia se tiene que rechazar y reiteramos el llamado a la movilización pacífica", manifestó Alejandro Palacio, presidente de la Asociación Colombiana de Representantes Estudiantiles de la Educación Superior.  

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN