Noticia
12 noviembre, 2018

Los hijos de Rod Stewart sufren acoso escolar

La esposa del cantante, Penny Lancaster, habla sobre cómo asesora a Alastair, de 12 años, y Aiden, de siete, para que lo superen

Ser hijo de un famoso puede parecer algo fácil, que abre las puertas del mundo, que da acceso a los mejores colegios y mesa en los más exclusivos restaurantes. Pero no siempre es así. Tener un padre estrella (ya sea del cine, del rock o del balón) también puede ser complicado, especialmente a una edad temprana. Así lo atestigua Penny Lancaster, la esposa del músico Rod Stewart, que ha contado cómo tiene que ayudar a sus dos hijos con el continuo acoso que sufren en la escuela.

"Cariño, la razón por la que los niños te atacan es porque no son felices", dice Lancaster —en una charla con el diario The Sunday Times— que les dice a sus hijos para que no se preocupen por los ataques recibidos en el colegio. En especial al mayor, Alastair, de 12 años, aunque el pequeño, Aiden, de siete, va por la misma senda. De hecho, cuando su madre le pidió a Aiden que si él sufría acoso se lo dijera a los profesores, Alastair se lo impidió rápidamente: "No lo puedes contar. Te llamarán chivato".

Lancaster intenta ayudar a sus hijos a enfrentar el problema. Especialmente a Alastair, a las puertas de la adolescencia, y que asegura que ha pasado "por un poco de acoso escolar: tonterías que la gente dice sobre su padre, algo por lo que han pasado todos los hijos de Rod". Esos hijos de Rod son ocho en total: Sarah Streeter (que fue criada por padres adoptivos y conoció al cantante décadas después), Kimberly —que tiene un hijo con el actor Benicio del Toro— y Sean (de 39 y 38 años, nacidos de su primer matrimonio con la modelo Alana Stewart), Ruby (de 31 años, fruto de un romance con la modelo Kelly Emberg), Renée y Liam (de 26 y 24 años, de su segundo matrimonio, con la también modelo Rachel Hunter) y los pequeños Alastair y Aiden, de este tercer matrimonio con Lancaster, con quien sale desde 1999 y con quien se casó en Italia en junio de 2007.

La exmodelo y fotógrafa, ahora comentarista de la televisión británica, ha contado cuáles son las palabras que le dice a su hijo para darle ánimos: "Eres alto, amable, guapo. Tienes una beca en artes. Eres un deportista brillante. La gente siempre quiere cortar la amapola más alta. Están celosos. Sé más fuerte que ellos". Al parecer, el pequeño prefiere que le lleve al colegio la niñera, con un coche más modesto y que llama menos la atención.

Penny Lancaster sabe también lo que es el bullying, puesto que lo sufrió en su infancia. En la escuela sufrió acoso por parte de niños y niñas: le agarraban el pelo, le tiraban huevos y harina y se subían sobre sus piernas con las bicis. A aquella niña Penny le costaba leer en la escuela: "En las notas los profesores decían que no me esforzaba lo bastante, incluso aunque hiciera todo lo que podía". Curiosamente, no supo la causa hasta el año pasado, cuando fue diagnosticada de dislexia.  

"Era más alta que los otros niños y había hecho ballet. Apenas sudaba, pensaban que era una pija", rememora Lancaster en la entrevista. 

Ahora la modelo cuenta cómo Alastair fue diagnosticado el año pasado. No quería ayuda en el colegio, y le hicieron una prueba: "Se lo expliqué porque su cerebro trabaja de forma diferente, y hay un test que puede ayudar a explicar a los profesores cuáles son tus habilidades. Él se esfuerza mucho y esta dislexia leve no le ha echado para atrás". Así, sus padres le animan a presentarse a premios, a hablar en público: "Estoy muy orgullosa de él. No tiene el miedo que yo tenía".

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN