Noticia
14 noviembre, 2018

El Gobierno renuncia a un pacto por la educación

La ministra Isabel Celaá señala que el Ejecutivo trabaja planteando propuestas "para construir acuerdos cada día"

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha considerado hoy que España "ya no necesita" un pacto por la educación y ha señalado que el Gobierno trabaja planteando propuestas "para construir acuerdos cada día". "No, no lo creo", ha dicho Celaá en la sesión de control al Gobierno después de que la diputada del PP Sandra Moneo le preguntara por esa cuestión. 

"La mayor voladura de los pactos en Educación la hizo la  ley Wert" ha dicho la ministra después de recordar que todas las leyes socialistas en materia educativa "salieron respaldadas por todas las fuerzas políticas excepto por el PP". "Por el contrario, las leyes realizadas de cuño del PP solo salieron salvaguardadas por el grupo popular y fueron rechazadas por toda la comunidad educativa y por toda la sociedad", ha criticado Celaá.

La oposición política a la Lomce llevó en 2013 a los grupos parlamentarios —a excepción de UPyD y los dos diputados de UPN y Foro Asturiano— a acordar por escrito el compromiso de derogar la Lomce en la siguiente legislatura.

Celaá ha invitado al PP "a entrar" en la propuesta de reforma educativa presentada por el Gobierno hace una semana y sobre la que "todavía" no han empezado a negociar, y ha recalcado que además de mejorar "de manera notable" la calidad de la educación española, "salva a los jóvenes del limbo jurídico" en el que están inmersos por "los efectos más dramáticos de la Lomce".

La reforma de la Lomce que presentó hace una semana el Ministerio y que adelantó EL PAÍS, recupera muchos de los aspectos de la Ley Orgánica de Educación (LOE), la norma que aprobó el PSOE en 2006, aunque incluye novedades como el impulso de un plan personalizado para los alumnos repetidores, que podría incorporar contenidos y exámenes diferentes a los del resto del grupo. Además,  suprime los llamados itinerarios en tercero y cuarto de la ESO; elimina las reválidas —que en la actualidad están suspendidas—; incluye Ética como asignatura obligatoria —bajo el nombre de Educación en valores cívicos y éticos—; elimina la llamada demanda social para el acceso a la educación concertada; y no contempla Religión como computable para obtener la nota media de acceso a la Universidad.

Por su parte, la diputada del PP Sandra Moneo ha acusado al PSOE de abandonar el pacto educativo el pasado marzo y de querer "imponer" ahora su modelo educativo, "el mismo de hace 20 años". "Ni siquiera han guardado las formas, han lanzado un documento que representa la mejor tradición del binomio LOGSE-LOE, ese binomio que ha llevado a España a las más altas cotas de fracaso y abandono educativo temprano de la historia". 

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN