Noticia
22 noviembre, 2018

Hänsel llora, y no Gretel, en las aulas de Navarra

El programa de educación en igualdad desata críticas de la oposición

Blancanieves no tenía la obligación de limpiar la casa de los enanitos. Pudo ser Hänsel y no Gretel quien lloró al verse perdido en el bosque. O, quizá, la Sirenita no necesitaba estar enamorada para querer salir del mar y ser independiente. Estas son algunas de las ideas que a las 15 alumnas —solo hay dos chicos—, de la Escuela de Educadores de Pamplona se les han ocurrido para versionar los cuentos clásicos y hacer de ellos narraciones más inclusivas.

Este módulo de FP, donde se prepara a los futuros educadores, sigue las directrices del Plan de Coeducación (2017-21) para los centros y comunidades educativas de Navarra, más conocido como Skolae. El programa lo aprobó el año pasado el Gobierno de la comunidad (Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra), con el objetivo, dicen, de educar en igualdad, y ha suscitado numerosas críticas por parte de la oposición, liderada por Unión del Pueblo Navarro (UPN), el PP, y de la Concapa (confederación católica de padres de alumnos). Javier Esparza, portavoz de UPN en el Parlamento de Navarra, insiste en que desde su partido están a favor de una educación igualitaria, pero no de una que fomente “un pensamiento único y no sea consensuada como la que promueve el Gobierno”. Concapa también presentó un recurso en octubre para que Skolae no fuese obligatorio.

El punto más criticado por UPN y PP es el que alude a la “curiosidad sexual y juegos eróticos infantiles”. En este caso, la jefa de Igualdad defiende que es importante que los niños hablen y conozcan una parte de su desarrollo. “El programa gira alrededor de los juegos eróticos o sexuales, pero no como los concebimos las personas adultas. Se habla de lo que se puede hacer o no en público, y ayuda a percibir conductas inapropiadas para evitar abusos. Los niños se tocan, como los adultos, pero el programa no incide en eso, sino en conocer esta parte del desarrollo. Sin censura”, sostiene Mayo.

Para que los niños crezcan sin estos roles de género, la Escuela Infantil Amalur, en Villava, por ejemplo, tiene en clase disfraces y juegos que los alumnos usan sin importarles si, en teoría, son de niño o de niña. Los alumnos del IES Iturrama analizan anuncios sexistas y emplean en los problemas de matemáticas estadísticas que muestran la desigualdad que existe en el reparto de las tareas domésticas en casa. O en la Escuela Infantil Santa Teresa decoran la clase con fotografías de padres encargándose del cuidado de sus hijos para romper con el estereotipo de que el cuidado solo depende de la madre.

La última ampolla que el programa ha levantado en la oposición hace referencia al análisis en el aula de canciones de diferentes grupos por considerarlas machistas. Pilar Mayo, jefa de Igualdad y Convivencia de la comunidad, explica: “El programa propone una serie de material que los profesores pueden utilizar o no, pero no se ha prohibido nada, como dicen. No se trata de censurar estas canciones, sino de analizarlas y entender lo que dicen sus letras”. La ficha, titulada No me cantes violencias proponía el análisis de letras que “promueven sexismo”, según el texto, como: Sin ti no soy Nada, de Amaral, Contigo, del Canto del loco, Toda de Malú y En la cama, de Daddy Yankee.

Mayo, que fue una de las expertas que participó en la elaboración del programa, insiste en que otras comunidades, como Canarias, ya habían desarrollado propuestas parecidas y señala que las críticas pueden estar motivadas por el interés político de la oposición ante las elecciones autonómicas de mayo.

Skolae se implantó en 16 centros en 2017 y ya hay casi un centenar. Además, 1.400 profesores de varias disciplinas están recibiendo formación para que los centros estén libres de violencia y de sexismo desde infantil a Bachillerato y FP. Lo hacen desde un tratamiento transversal, impregnando todas las asignaturas.

Según las declaraciones de la presidenta Navarra, Uxue Barkos, el programa no será obligatorio en todos los centros. Aunque la oposición le recuerda que este compromiso no ha sido firmado por escrito.

Pilar Mayo, jefa de Igualdad insiste en que el único objetivo es atajar los problemas sociales desde la infancia. Todos nos sonrojamos cuando matan a una mujer, pero no se hace nada para cambiarlo”, afirma.

El Gobierno recuerda que Skolae está amparado en tres leyes orgánicas, la ley foral sobre LGTBI y varias órdenes forales. Y recoge las recomendaciones del documento Orientaciones sobre educación en sexualidad de la UNESCO o las líneas estratégicas del Ministerio de Sanidad en lo referido a salud sexual y reproductiva.

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN