Noticia
28 noviembre, 2018

Médicos y bomberos protestan ante el Parlament para exigir a Torra el fin de los recortes

Tensión entre manifestantes y Mossos d'Esquadra a las puertas de la Cámara catalana

Ataviados con batas blancas y haciendo sonar pitos, megáfonos y vuvuzelas, decenas de médicos catalanes han protestado a mediodía ante las puertas del Parlament, que se encuentra acordonado por los Mossos d'Esquadra. A la protesta se han sumado los bomberos que reclaman personal, material y mejoras salariales y se han producido varios momentos de tensión entre los bomberos y la policía catalana. Un bombero ha sido detenido tras los enfrentamientos.

Cargas de los Mossos a los bomberos en la entrada al Parlament.
Estudiantes y médicos salen a la calle para exigir a Torra el fin de los recortes en Cataluña - https://t.co/4rhqhlTada pic.twitter.com/egn8JDpZt1

Los sectores sanitario y educativo se han puesto en pie de guerra para acorralar al Govern de Quim Torra y reclamar, en esencia, la reversión de los recortes que golpean a estos sectores y una mejora de las condiciones laborales de los trabajadores. Tras seis años en que las manifestaciones por el procés han monopolizado las protestas, ahora resurge con fuerza el descontento social de los empleados públicos justo a las puertas de la negociación de los Presupuestos autonómicos.

El seguimiento en este tercer día de huelga en el turno de mañana en la atención primaria del ICS ha sido del 60%, según los datos facilitados por el Govern.

Este martes, el portavoz adjunto de Junts per Catalunya en el Parlament, Eduard Pujol, menospreció las protestas de los trabajadores públicos de la sanidad al considerarlas no "esenciales" en un momento político como el actual, en el que, según su opinión, se está entrando en una pelea por las "migajas" cuando "tenemos que ir a la resolución real del problema", en clara referencia al referéndum y a una supuesta independencia de Cataluña.

A la huelga de los médicos de atención primaria y de los centros concertados, que celebran hoy su tercera jornada, se suman este miércoles los paros de los estudiantes universitarios, que piden una rebaja del 30% de las tasas académicas —llegaron a subir hasta un 66% durante la crisis—, y del personal docente e investigador de las universidades públicas, que demandan mejoras laborales y más estabilidad. Mañana jueves se sumarán al paro los profesores de la escuela pública.

Según datos facilitados por la Secretaría de Universidades e Investigación de la Generalitat la adhesión de estudiantes de la Universitat Autónoma a la huelga en ha sido mayoritaria en 10 facultades del campus de Bellaterra, donde desde primera hora de la mañana la presencia de piquetes ha obstaclizado la entrada.

En la Universitat de Barcelona ha reinado la normalidad, a excepción de las facultades de Geografía e Historia y la de Filosofía, donde se han bloqueado los accesos y solo han podido entrar personal de administración y servicios. En otros casos se ha podido acceder a las aulas. El seguimiento en la UB ha sido de cerca del 40%.En la Politècnica (UPC) se han realizado clases con normalidad, igual que el Lleida i en Tarragona. En Girona la actividad docente solo se ha visto afectada en la facultad de Psicología con un seguimiento de un 68%. En la Pompeu Fabra se han suspendido las clases en el campus de la Ciutadella y en el de Poblenou, en Barcelona, por motivos de seguridad.

Alumnos de la UAB, algunos encapuchados, han cortado desde primera hora varios accesos al campus de Bellaterra. Los jóvenes que esta mañana pretendían entrar en el campus de Poblenou de la Pompeu Fabra se encontraban con varias barricadas en los accesos principales. Sillas, mesas y papeleras bloqueaban cada una de las entradas al campus.

La negociación de los médicos con el Govern sigue enquistada en la limitación del tiempo de visita y de las consultas diarias. La reunión del martes volvió a terminar sin acuerdo: el ICS no cede y Metges de Catalunya no quiere renunciar a ese punto.

Asambleas de facultad también se han sumado a la huelga para reclamar la rebaja del 30% de las tasas universitarias y han apoyado las reivindicaciones del profesorado, y el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC) ha convocado un paro los dos días. La protesta de este miércoles es la antesala de la huelga convocada para mañana en la enseñanza pública, convocada por Ustec-Stes, Aspepc-Sps y CGT, a la que se han sumado los sindicatos estudiantiles y los profesores universitarios. Los paros estarán presididos por una manifestación a mediodía que partirá de la plaza Universitat de Barcelona, además de en otras capitales catalanas.

Si el lunes varios centenares de facultativos cortaron la Gran Via de Barcelona y tomaron pacíficamente la sede del ICS, el martes fueron más de un millar de personas los que se concentraron a las puertas del Departamento de Salud para denunciar la “precariedad” de los médicos de familia. El sector ha perdido cerca de un millar de médicos durante los recortes y, según Metges de Catalunya (MC), su poder adquisitivo se redujo hasta un 30%.

Grupos de estudiantes universitarios se han encerrado este martes por la noche en algunas facultades de las universidades Pompeu Fabra (UPF) y de Barcelona (UB) para dar inicio a las dos jornadas de protestas que han convocado para este miércoles y jueves para exigir una reducción del 30% de las tasas universitarias.

Según ha informado el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC), los Mossos d'Esquadra han acudido este martes por la noche al campus Ciutadella de la Pompeu Fabra para desalojar a los estudiantes que habían accedido a su interior pese a estar cerrado por orden del rectorado.

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN