Noticia
11 diciembre, 2018

Tres detenidos por la paliza en Vitoria a un estudiante al grito de “español de mierda”

El jóven tuvo que ser intervenido de la nariz y el pómulo, y permaneció hospitalizado durante cinco días

Tres de los presuntos agresores del estudiante de la Facultad de Letras de Vitoria ya están detenidos.  La Ertzaintza ha puesto bajo custodia, esta tarde, a tres personas sospechosas de agredir el pasado 30 de noviembre, en el entorno de la Facultad de Filología del campus universitario de Álava, a un estudiante al grito de "español de mierda". El joven había participado en el interior de la facultad, en una reunión de un grupo que defiende la unidad de España y el sentimiento de vasco, pero también el de ser español. Los agresores formaban parte de varios grupos estudiantiles radicales que llenan la facultad con carteles de apoyo a los presos de ETA.

El joven fue agredido, inicialmente, por dos encapuchados, a los que después se sumaron más, por lo que cabe esperar nuevas detenciones. Fruto de la paliza el estudiante, que ya se ha incorporado a la facultad, sufrió la rotura de la nariz y uno de sus pómulos.

Según ha informado el Departamento vasco de Seguridad, el joven, que tuvo que ser operado de sus lesiones y que presentó denuncia por la agresión, salía de participar en unas charlas de la Agrupación de Estudiantes en Defensa de España (AEDE) y en el momento del suceso iba acompañado de otras dos personas. Los detenidos pasarán a disposición judicial en las próximas horas.

Sus dos compañeros relataron que la paliza fue brutal. Primero le preguntaron si había participado en la reunión del grupo que defiende la unidad de España y después empezaron a darle puñetazos y patadas con "un odio increíble". Este lunes se concentraron frente a la Facultad de Letras numerosos profesores y representantes estudiantiles, además de la rectora de la Universidad del País Vasco, Nekane Balluerka, que rechazó la agresión y condenó ese tipo de hechos. También criticó al presidente del PP, Alfonso Alonso por asegurar unos días antes que la universidad vasca se había convertido en un nido de radicales con cobertura institucional.

El presidente del PP, Alfonso Alonso había criticado que "la libertad no está garantizada en el País Vasco y está prohibida en el campus de Álava". Alonso denunció que en esa facultad existe un "grupo criminal" que campa a sus anchas con el amparo de la dirección de la universidad ya que dispone de locales propios. La propia UPV ha investigado la posible implicación de los grupos de radicales que tienen locales en el interior de la Facultad para, si tienen la más mínima relación, quitarles cualquier tipo de apoyo.

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN