Noticia
13 diciembre, 2018

Ayuno colectivo en la Universidad de Girona en solidaridad con los políticos presos

La participación, abierta a la sociedad civil, puede ser de dos a siete días

La Universidad de Girona (UdG) se ha sumado este jueves a la campaña de ayunos colectivos que ya se ha hecho en Barcelona, Montserrat o Terrassa en señal de solidaridad y de apoyo a los cuatro políticos que están en huelga de hambre en el centro penitenciario de Lledoners (Barcelona). La acción ha sido impulsada por miembros del personal docente e investigador (PDI) de la UdG, por alumnos y por personal de Administración y Servicios (PAS). Además, han hecho un llamamiento para que se sume toda la comunidad universitaria gerundense de modo que sirva de revulsivo para que surjan otras iniciativas similares en el mundo académico.

La incorporación a la abstinencia empieza este jueves, día 13, a las ocho de la tarde en la Capella del Roser y en el Aula Magna Modest Prats de la UdG y acabará el jueves, día 20 de diciembre, a la misma hora. La acción implica beber solo agua un mínimo de dos días y un máximo de siete, según las posibilidades y el libre compromiso de cada uno, “siguiendo la normativa y el procedimiento aconsejados por la Asociación ProuOstatges!”. Previamente, y por prevención, voluntarios de la Facultad de Medicina realizarán un examen médico a los participantes.

La intención es que la capilla, que tiene una capacidad para una treintena de personas, esté abierta desde las ocho de la mañana hasta las nueve y media de la noche, ya que será donde dormirán los participantes. La idea es que siempre haya alguien, ya que no es obligado estar de manera permanente. Hay profesores y alumnos que tienen pensado participar sin dejar de asistir a clase y otros que se quedarán días a dormir. En el Aula Magna está previsto que se lleven a cabo actividades de apoyo relacionadas con la música, la poesía, conferencias, etc.

Esta acción de la UdG en apoyo a Jordi Sànchez, Jordi Turull, Joaquim Forn y Josep Rull, que han iniciado una huelga indefinida para denunciar el bloqueo que el Tribunal Constitucional hace de sus recursos de amparo para poder recurrir a la Justicia internacional, busca interpelar en primer lugar a la comunidad educativa universitaria gerundense y, por extensión, a cualquier otra comunidad universitaria, sin estar cerrada a la sociedad civil. “Queremos interpelar a la comunidad universitaria de Girona, del resto de Catalunya, de España y de donde sea, y si no están de acuerdo con la independencia, también”, asegura el profesor de filosofía Joan Vergés, que destaca que “no somos un grupo constituido, simplemente somos gente que estamos de acuerdo con los motivos que han llevado a la huelga de hambre, nada más”.

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN