Noticia
10 enero, 2019

15 menores detenidos en Madrid por acosar a otros dos menores en su propia casa

Dos de los agresores eran compañeros de instituto de las víctimas, de 13 y 15 años

El sábado 15 de diciembre de 2018, por la tarde, una veintena de adolescentes se presentó en la casa de dos compañeros de instituto, en el distrito madrileño de Villaverde, y, después de merodear, se metieron en el portal del edificio y empezaron a gritar y a causar jaleo. Los padres de los dos menores, alertados por los gritos, llamaron al 091 para contar que el grupo, con edades entre los 14 y los 16, estaba lanzando objetos e insultando y amenazando a sus dos hijos, de 13 y 15 años.

Cuando llegó la Policía Nacional, intentaron huir y salieron corriendo. Los agentes consiguieron detener a 15 de ellos, a los que transfirieron al grupo de menores de la Policía Judicial, el GRUME, y fueron después puestos a disposición de la Fiscalía de Menores por un presunto delito de acoso escolar. Según la Consejería de Educación, han tenido conocimiento de lo sucedido "esta misma mañana [por este jueves], al igual que el centro". "En ese mismo momento se ha procedido a pedir a la Inspección Educativa que abra un proceso de información reservada para conocer los detalles".

Los primeros indicios apuntaban a un caso de acoso escolar que habría pasado de las aulas al domicilio de los dos alumnos, con meses de agresiones, acoso físico y verbal. Motivo por el que habrían dejado de ir a clase desde hacía más de un mes. Sin embargo, Educación matiza: "Hay tres cosas que podemos contar por el momento. Una, que los hechos se han producido fuera del centro, por lo tanto el centro no tenía conocimiento y no había protocolo abierto por acoso escolar. Dos, que el motivo por el que los dos alumnos llevaban tiempo sin ir a clase era, en un caso, porque en ese momento tenía abierto un expediente disciplinario con expulsión, y en el caso del otro chico hay un absentismo escolar continuado que viene desde el curso anterior y siempre justificado por la familia. Y la tercera, que de los 15 detenidos, solo uno es seguro alumno del mismo centro que los presuntos agredidos, otro se está investigando; los otros 13 seguro que no son alumnos de ese instituto".

Tras la detención del grupo, la Fiscalía requisó sus móviles para obtener pruebas de lo sucedido. Los menores, según fuentes de la investigación, grababan las humillaciones y después las colgaban en redes sociales.

Según el último estudio sobre acoso escolar, del pasado noviembre, de la Fundación Mutua Madrileña y la Fundación ANAR, hay menos casos, pero más graves, crueles y violentos, y el 90% de las víctimas sufren trastornos psicológicos, ansiedad o síntomas de depresión. En 2017 se detectaron 590 casos, menos de la mitad que en 2016 (1.207). La bajada, creen los expertos, se debe a una detección más temprana por la concienciación social. Aún así, apuntan desde la organización, los menores tardan alrededor de un año en atreverse a contarlo.

El 1 de noviembre de aquel mismo año se puso en marcha el servicio de atención telefónica de casos de malos tratos y acoso en el ámbito de los centros docentes del sistema educativo español, atendido por expertos en psicología y apoyados por abogados, trabajadores sociales y sociólogos. Durante el primer año de servicio —entre noviembre de 2017 y octubre de 2018— atendieron a 17.008 usuarios, según su primer informe anual, publicado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. En Madrid se concentró el mayor número de llamadas sobre posibles casos de acoso, 1.787, seguido de la Comunidad Valenciana, con 986, y Cataluña, con 922. Y según los datos del teléfono de atención para el acoso de ANAR, también es Madrid la región donde más casos se atendieron: tuvieron 36.616 llamadas y 590 casos en todo el territorio nacional, de ellos, el 29,1% fueron en Madrid.

Benjamín Ballesteros, director de programas de ANAR, explica que una de las cuestiones que más les llamó la atención en su último estudio fueron los tiempos medios que hay entre que comienza el acoso y hace eclosión: "Muchas veces sale a la luz gracias al anonimato del teléfono, a la confidencialidad. La media de edad es de 10,9 años, y el tiempo es de 13 meses para el acoso y 15 meses de media para el ciberacoso". En el caso de Villaverde, según las primeras investigaciones, los menores llevaban meses sufriendo el acoso. Por eso, apunta Ballesteros, es tan importante la prevención. "Si tú formas parte de una red en la que esto está sucediendo y sabes que está mal, la obligación es la denunciar, ayudar a resolver eso y a evitar que se siga produciendo. Si casos así no salen a la luz es por la falta de concienciación y sensibilización".

Los indicios de que algo fuera de lo habitual está sucediendo son, según el portavoz de ANAR, "claros". "Lesiones o moratones, por supuesto. Y otros menos visibles como material escolar perdido o roto, o ropa desgarrada, o tener distintas excusas para, de repente, no querer ir a clase". Ballesteros explica que esto debería ser suficiente para percatarse, tanto desde el centro escolar como desde casa, de que algo está pasando. "También es muy significativo el cambio que experimentan en la sociabilidad. Niños abiertos y empáticos que de la noche a la mañana se retraen, piden quedarse en casa y están más tristes, más melancólicos o más tensos".

Una solución para el entorno doméstico, apunta Ballesteros, es "crear espacios". Momentos por la mañana, durante el desayuno, o por la noche, a la vuelta a casa, donde hablar de cómo ha ido el día, compartir los problemas y las soluciones que se le han dado: "Cuando la madre o el padre cuentan su día, si ha pasado algo y cómo lo han resuelto, no solo están creando un clima de confianza, sino que se está enseñando a resolver conflictos". 

 

El teléfono público del Ministerio de Educación contra el acoso es el 900 01 80 18, funciona todos los días, las 24 horas y es gratuito y confidencial.

El teléfono de ANAR es el 900 20 20 10, funciona todos los días, las 24 horas y es gratuito y confidencial. También cuentan con un chat, activo de 16:00 a 00:00, se puede acceder a él a través de la página web de la Fundación www.anar.org. Es anónimo, confidencial, gratuito y atendido por psicólogos.

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN