Noticia
10 enero, 2019

¡Alerta piojos! Esto es lo que debes saber

Es un susto cuando recibimos la temida nota del colegio avisando de que pululan por las aulas, ¿qué hacer? ¿cómo prevenirlos? Te lo contamos

Es un susto cuando recibimos la temida nota del colegio avisando de que pululan piojos por las aulas, pero sabemos realmente qué son. Claves que debes saber.

Son unos molestos parásitos que habitan cómodamente entre los cabellos, vivir en la cabeza les encanta porque allí tienen un calorcito muy agradable. Los piojos son un problema muy común en niños en edad escolar. Los peques son sus favoritos porque tienen el pelo limpio y fino. Una vez instalados, se alimentan de la sangre que chupan al picar en el cuero cabelludo. Comen muy poco a poco y muy seguido, por eso provocan ese picor tan molesto.

El contagio más frecuente se da por el contacto directo de niño a niño. Aunque es menos probable también pueden pasarse los piojos al compartir gorras, bufandas u otras prendas que pasen de una cabeza a otra.

Los piojos se reproducen muy rápidamente. Son las hembras las que ponen unos huevos blancos llamados liendres. Pueden poner hasta 10 en un día y unos 15 días después ya tenemos piojos adultos. Aunque son muy molestos no transmiten enfermedades y no suponen ningún riesgo para la salud, pero hay que deshacernos de ellos cuanto antes.

El principal síntoma es el picor en la cabeza. Si vemos a los peques rascarse continuamente se nos tienen que encender las alarmas de que puedan tener piojos.

Para detectarlos tenemos que revisar la cabeza de los niños, mechón por mechón, preferiblemente con una liendrera y sobre todo detrás de las orejas, la nuca y el flequillo. Si lo hacemos con el pelo mojado podremos retirar los piojos mucho más fácilmente.

Si detectamos un piojo vivo repetiremos esta revisión del pelo a diario, durante 15 días mínimo. Aunque sea un fastidio, esta meticulosa revisión es la clave de nuestra victoria, ¡ánimo!

Al encontrar piojos vivos podemos iniciar tratamiento, compraremos en la farmacia un preparado insecticida y seguiremos bien las instrucciones del producto, repitiendo la operación al día siguiente y al cabo de una semana. No se debe usar nunca un tratamiento como prevención, sobre todo porque pueden darse resistencias.

Una vez terminado el tratamiento, hay que revisar la cabeza de nuevo para confirmar que no han nacido más piojos.

Para evitar contagios, hay que comunicarlo cuanto antes al colegio. En casa desinfectar sábanas, juguetes, alfombras y demás tapizados a 55ºC o bien lavar en seco. Los peines y cepillos los lavaremos y desinfectaremos con alcohol después de cada uso.

Las medidas preventivas que podemos tomar en casa son muy importantes para evitar una nueva infestación de piojos:

¡Mucha suerte a todos!

*Noemí Pujol Plana es enfermera de Atención Primaria

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN